¿Puede ser África el continente del futuro?

África es un continente lleno de grandes posibilidades de desarrollo económico, tanto por sus riquezas naturales como por las dinámicas de crecimiento que se desarrollan en países como Etiopía, Ghana, Costa de Marfil… No obstante, estamos pasando por alto que, a pesar del crecimiento económico, el cambio climático sigue acechando al continente.


Los desiertos en África se están expandiendo y van a seguir haciéndolo mientras el calentamiento global siga avanzando

¿Cómo afecta el cambio climático a África?

Jim Yong Kim, anterior presidente del Banco Mundial, estableció que si el cambio climático continúa así, para la década del 2030 el calor extremo y la sequía pueden llegar a afectar al 40% de las tierras cultivables en África.

Los desiertos en África se están expandiendo y van a seguir haciéndolo mientras el calentamiento global siga avanzando. Además, el cambio climático implica que las sequías sean más frecuentes y las lluvias torrenciales sean más destructivas, por lo que los desastres naturales se multiplican.

No obstante, no todo son malas noticias, según los últimos estudios, las capa de ozono que protege la tierra de los rayos ultravioletas se está recuperando poco a poco, gracias a la disminución de productos que la llevan destruyendo desde los años setenta. Aunque todavía quedan muchos años para reparar el daño que hemos hecho, la concienciación de la población y las acciones comunes son esenciales para seguir adelante.

África, el continente del futuro

En los últimos 12 años, África ha duplicado su producto interior bruto, además, el continente ya está creando su propio mercado común (AfCFT), conocido como el Área Continental Africana de Libre Comercio. Entre los países que impulsan el progreso nos encontramos con Nigeria, Egipto, Sudáfrica y Etiopía.

No obstante, aunque económicamente África está creciendo, todavía es necesario dar un impulso a la industrialización y la creación de empleo, para que estos cambios se vean reflejados en las clases más pobres de la sociedad, especialmente en comunidades donde las mujeres siguen cuidando de la casa y los niños no tienen acceso a una educación digna.

Semana del clima: los jóvenes luchan por el planeta

Los efectos del cambio climático están presentes en las vidas de todos, sin importar donde nos encontremos. No obstante, hay personas que han contribuido en mayor medida a que el calentamiento global evolucione más rápido, y otras como las personas pobres o desfavorecidas, que son las que menos contribuyen y las que más lo sufren.

Entre los cambios más significativos en países del tercer mundo encontramos: grandes sequías, desertización, incendios, pérdidas de la biodiversidad, aumento del nivel del mar, contaminación… A todo esto también hay que sumare las consecuencias que tienen estos efectos, como la hambruna, la lucha por los recursos que quedan, enfermedades, conflictos, encarecimiento de productos básicos…

Joven sostiene una pancarta con el mensaje: «No tenemos tiempo»

Los jóvenes en la lucha por el planeta

Está claro que todo lo que hemos contado lo podemos ver diariamente por la televisión, pero… ¿Cuál es el futuro de todo esto si seguimos así? La juventud es la única esperanza que le queda al planeta y la concienciación es la herramienta que necesitamos.

Greta Thunberg, una joven activista por la lucha contra el cambio climático, ha iniciado un movimiento, #FridaysforFuture, para animar a los jóvenes a actuar y a los gobiernos a darse cuenta que son ellos los primeros que tienen que mover ficha para ponerle freno definitivo a lo que está pasando.

Hoy comienza en Nueva York la Cumbre sobre el Clima, en la que los gobiernos tendrán que establecer las acciones que se van a tomar y lo que ya están haciendo para cumplir con planes realistas que puedan reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Debido a este evento se han organizado diversas marchas por todo el mundo durante una semana, del 20 al 27 de septiembre, coincidiendo el día 27 con una huelga mundial por el clima.

Únete a este movimiento compartiendo información por redes sociales y uniéndote a las marchas de tu ciudad, además de estudiar cómo puedes ser más sostenible con el planeta.

Meningitis y malaria: los peores enemigos de la salud en África

La meningitis y la malaria se han establecido en África como dos de las enfermedades más reiteradas entre la población.

Meningitis y Malaria

Por un lado, la meningitis es una enfermedad muy contagiosa que provoca inflación en las meninges, membranas finas que recubren el cerebro y la médula espinal. Pueden afectar a cualquier persona pero los bebés y los niños son más vulnerables a esta enfermedad. En los últimos 20 años se han reportado alrededor de 1 millón de casos en todo el mundo y 100.000 personas han muerto a causa de esta enfermedad, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). En África esta enfermedad se propaga rápidamente, ya que se fomenta por un clima seco y ventoso y se transmite de persona a persona a través de la saliva. Además, el hacinamiento en campos de refugiados es un factor de riesgo importante.

La malaria, por otro lado, no es una enfermedad contagiosa, aunque sí que es potencialmente mortal. Los últimos números de la OMS indican que en 2017 se produjeron 219 millones de caso y alrededor de 435.000 muertes, la mayoría en África subsahariana. Desde 2010 se han reducido bastante las muertes por malaria en todo el mundo. Esto se debe principalmente al uso de las pruebas rápidas de diagnóstico y al tratamiento con terapias combinadas. Esta enfermedad se transmite por picadura de  un mosquito hembra del género anófeles. De esta manera se infecta la sangre, por lo que si otro mosquito pica a la persona, el insecto queda infectado y continúa con el ciclo de transmisión. La enfermedad es más transmisible en climas húmedos, lluviosos y calurosos.

La meningitis y la malaria son los peores enemigos de la salud en África

¿Se pueden prevenir?

La meningitis se puede prevenir mediante una vacunación temprana. Según datos de la OMS, la vacunación ha logrado la prevención del 70% de los casos en África.

En cuanto a la malaria, el tratamiento controla la propagación de la enfermedad. Además, es importante informar a la población de las medidas tradicionales como las mosquiteras con insecticidas y la quimioprevención de la malaria estacional.

¿Cómo se diagnostican?

Ambas enfermedades deben diagnosticarse lo más rápidamente posible, ya que progresan rápidamente. En el caso de la meningitis es necesario tomar una muestra de líquido cefalorraquídeo (obtenido mediante una punción en la médula).

Para la malaria, en el caso de fiebre debe hacerse un examen clínico para ver si existen otros síntomas. En la actualidad existen pruebas médicas que en 15 minutos y gracias a una gota de sangre se puede saber si una persona está infectada.

Es importante dar visibilidad a estas enfermedades y realizar campañas de prevención para que niños y adultos puedan ser diagnosticados y tratados a tiempo, además de enseñar las medidas de prevención para evitar al máximo el contagio.

Agua y desarrollo en África

El problema de agua en África es una realidad que sufren miles de personas. En la mayoría de las zonas, la lluvia es escasa durante el año, por lo que hay regiones que padecen continuos episodios de sequía. Este problema, unido al cambio climático, está dificultando todavía más el acceso al agua en muchas áreas. Asimismo, el calor hace que el agua que hay en ríos y lagos se evapore, lo que favorece los incendios, traduciéndose en una grave pérdida de recursos naturales.

En el año 2002, las estadísticas de la ONU mostraron que alrededor de 258 millones de africanos no tienen acceso a agua potable, ya que los ríos y lagos están contaminados debido al trabajo humano. Los ríos se están viendo comprometidos, por ejemplo, el río Volta en Ghana ha perdido caudal y esto supone una grave problemática, ya que el desarrollo del suministro eléctrico depende de la presa de Akasombo. Además, la falta de agua no solo trae consigo problemas de suministro, sino problemas de salud; deshidratación, hambrunas, mortalidad infantil, enfermedades causadas por la falta de higiene… No obstante, el mayor problema no controlado es el VIH.


El problema de agua en África es una realidad que sufren miles de personas.

Los problemas con el agua y la escasez de recursos también han aumentado la inestabilidad política y la violencia. Los pozos de agua se sitúan en zonas muy alejadas de los poblados más pobres, por lo que las migraciones son muy comunes. Esto genera conflictos y tensiones en las poblaciones.

¿Cómo afrontar los problemas de agua en África?

El acceso al agua potable en África es todo un reto. Miles de personas suelen pasar días sin poder beber agua, por lo que las medidas que hay que tomar deberían ser inmediatas.

Lo primero que se plantea es una concienciación común. El agua que malgastamos diariamente podría ayudar a miles de personas a sobrevivir. Además, hay proyectos relacionados con educar en la importancia del agua que tienen como objetivo mejorar las condiciones de vida de las poblaciones locales más pequeñas y posibilitar su desarrollo económico. Un desarrollo económico de las áreas más rurales llevará a un desarrollo social que favorezca el autoabastecimiento y sustento de estas poblaciones.

¿Cuánto deberías pagar por una tableta de chocolate sin trabajo infantil?

Actualmente Ghana se sitúa en el segundo puesto en la lista de los países productores de cacao, después de Costa de Marfil. No obstante, los granos procedentes de este país vienen manchado por el trabajo infantil, trabajo que empuja a las familias más pobres a enviar a sus hijos a los campos de cacao para poder sustentar la economía familiar. En la actualidad, alrededor de 200.000 niños son forzados a trabajar en este sector en unas condiciones muy duras.

¿Cómo se trabaja el chocolate en Ghana?

Ghana cuenta con los mejores granos de cacao del mundo, por sabor y tamaño, además de un mayor contenido graso. Una vez recogido, los granos se dejan secar al sol de forma natural y se van moviendo en diferentes horas durante al menos una semana.

El trabajo del cacao genera en Ghana el 4,22% del PIB, y en los últimos años, el valor se ha ido manteniendo con el fin de ayudar a los productores, pero…  ¿a qué precio?

¿Cuánto  pagaríamos por eliminar el trabajo infantil?

Dos economistas estadounidenses han realiza un estudio en el que hablan del porcentaje que tendríamos que pagar los consumidores para eliminar el trabajo infantil de la cadena de producción de cacao en Ghana.  Según la Organización Mundial del Trabajo, existen tres situaciones diferentes, dependiendo de la duración y la peligrosidad del trabajo. La cifra sería un 2,8%, lo que daría a los productores los mismos beneficios que en la actualidad pero eliminando las formas de trabajo infantil más extremas, como tareas peligrosas, trabajar más de 42 horas semanales… Por otro lado, si se eliminaran las tareas más básicas, es decir, que por ejemplo los niños trabajen entre 14 y 42 horas a la semana, el precio del cacao ascendería un 12%. Mientras que si se eliminara el trabajo infantil por completo, el precio aumentaría en un 47%.

La solución; tratar las situaciones que llevan a las familias a enviar a sus hijos más pequeños a los campos de cacao que, por lo general, son las familias más pobres. Además, es necesario pagar el precio justo al agricultor, fomentar el acceso a los servicios básicos de educación, salud y registrar los nacimientos para tener un mayor control sobre la población. Asimismo, es preciso abrir los ojos de la población ante el trabajo infantil y hacerles entender que no es normal, ni necesario, los niños tienen que estar en el colegio. Aun así, el camino a recorrer es muy largo ya que, según diversas organizaciones, el 30% de los niños ghaneses deja el colegio  en primaria y el 15% ni si quiera ha pasado por la escuela.

Matrimonio infantil en Ghana: las niñas no son novias

Cada año, unas 15 millones de niñas en el mundo se casan antes de haber cumplido los 18 años.  En Ghana la situación no es diferente; alrededor de 1 de cada 4 niñas entre 20 y 24 años han sido casadas antes de cumplir la mayoría de edad. Estos datos han preocupado a las organizaciones que se encargan del bienestar de estas niñas, y se ha hecho un llamamiento mundial para eliminar el matrimonio infantil para el año 2030.

El derecho a disfrutar la niñez

Desde muy pequeñas, las niñas son instruidas para llevar a cabo un único papel en la vida, el de esposa. Asimismo, desde una edad muy temprana trabajan como empleadas domésticas, bien sea en su propia casa o en las casas de otras familias más ricas. Esta situación tiene que cambiar, las niñas deben ir al colegio y formarse en materias para que en el futuro tengan la oportunidad de elegir y ser libres, y sobre todo, disfrutar de su niñez.

En 2016 Ghana, con ayuda de UNICEF, lanzó una campaña para acabar con el matrimonio infantil. También hay varias campañas para que erradicar los problemas en la educación, que afectan especialmente a las niñas. En definitiva, a las niñas que se les obliga a casarse se les roba su infancia, pierden la oportunidad de adquirir destrezas, saber lo que les gusta, y se les interrumpe su educación.

A las niñas que se les obliga a casarse se les roba su infancia

¿Cuáles son las consecuencias para la sociedad?

Quitarles la infancia a estas niñas no solo les afecta a ellas. Las familias y las comunidades a las que pertenecen se ven alteradas por la aportación que hubieran podido hacer estas niñas como mujeres.

Tenemos que encontrar soluciones para cambiar la vida de estas niñas, proteger su infancia y permitirles que puedan construir un futuro mejor, para ellas, sus familias y sus comunidades. Todo empieza por fomentar el acceso de estas niñas a la educación, capacitarlas de conocimientos y dejarlas descubrir lo que les gustaría hacer. Desde los gobiernos deberían de incrementar las ayudas económicas y apoyar a las familias para que estas no abandonen a sus hijas a su propia suerte.

Ojalá que algún día el matrimonio infantil sea cosa del pasado y todas las niñas puedan tener una formación digna y libre.

¿Qué tengo que hacer para ser voluntario en una ONG?

Hoy en día las ONG y las personas que las forman juegan un papel fundamental en la lucha contra las desigualdades sociales. En el caso de España, ha habido un aumento significativo del número de ONG apoyadas, tanto por los gobiernos locales como por el gobierno central, en las dos últimas décadas. El objetivo principal de estas instituciones es ayudar, de manera no lucrativa, a las comunidades que más lo necesitan, siendo sus valores la solidaridad, la cooperación y la ayuda humanitaria. Pero… ¿qué hay de la gente que colabora con las ONG? ¿Crees que puedes ser un buen voluntario?

Una ONG no es nada sin sus voluntarios

¿Cuáles son las cualidades de un voluntario de ONG?

Una ONG no es nada sin sus voluntarios. Gente que sin esperar nada a cambio entrega todo lo que puede, su tiempo y su trabajo. Hay un espacio para todos, ya que hay diversas ONG con diferentes objetivos y establecidas en diferentes países. Si quieres unirte a una de ellas, encuentra la que más se ajuste a tus gustos e intereses. Algunas de las cualidades que tienen que cumplir las personas que se unen a las ONG son:

  • Compromiso: personas que no se quedan satisfechas con lo primero y buscan ser eficaces con las acciones que realizan.
  • Altruismo: es una cualidad esencial si quieres unirte a una ONG. Debemos realizar acciones sin esperar nada a cambio, solamente el bien común.
  • Contribuir: realizar acciones que ayuden y puedas hacer crecer la organización.
  • Empatía: ponerse en el lugar de los demás y comprender diferentes situaciones es esencial para  ayudar a otros.

Si has llegado hasta aquí seguro que las cumples todas, así que… ¿por qué no unirte a una? Si quieres pertenecer a Help the Children puedes ponerte en contacto con nosotros en el correo info@adjoahtc.com.

5 maneras de luchar contra la pobreza

Las desigualdades sociales y las injusticias son, desgraciadamente, el pan de cada día de millones de personas que viven en la pobreza extrema. Para el año 2030, el Banco Mundial se ha propuesto el objetivo de acabar con esta condición, y para ello plantea una serie de medidas concretas para que entre todos podamos ayudar. Algunas de ellas son: abastecer las deficiencias nutricionales de los niños al menos durante los primeros 1000 días de vida, una cobertura universal de salud, acceso a la educación, trabajar en las infraestructuras rurales… pero, ¿cómo se puede conseguir esto? Y la pregunta más importante, ¿qué puedes hacer tú para ayudar?

¿Qué puedo hacer para acabar con la pobreza?

  • Dar voz a quienes no la tienen

Hacer visible lo invisible es el primer paso para acabar con la pobreza y las desigualdades sociales. Reclamar los derechos de quienes no pueden es esencial para que estas personas puedan hacerlo en un futuro. Para ello, ponte en marcha, busca grupos o asociaciones que realicen acciones para ayudar a los países del tercer mundo, puede ser una ONG, realizando recogidas para llenar a contenedores sociales… De esta manera no solo ayudas enviando recursos, también se hace más visible la causa y todo lo que ello implica gracias a las donaciones y los actos sociales.

  • Haz un voluntariado

Elige un proyecto que te motive, que tenga algo que te guste y creas que puedes ayudar aportando tu granito de arena. Si haces un voluntariado mediante una asociación será mucho más sencillo, ya que ellos te guiarán a cada paso para realizar todos los temas burocráticos. Una vez allí, toda ayuda es bienvenida. Ayudar a preparar comidas, organizar, realizar tareas de agricultura, ayudar en los centros, bien sea limpiando, cocinando, enseñando… Además, los materiales gráficos son importantes para cuando llegues a Europa puedas mostrar una realidad bastante distinta comparada con la nuestra. Como siempre, una imagen vale más que mil palabras.

  • Envía alimentos

Existen campañas, no solo en navidad o fechas señaladas, para hacer donaciones de alimentos. Siempre recomiendan enviar alimentos no perecederos como por ejemplo, arroz, lentejas, pasta, productos enlatados como atún, maíz, productos en cartón o plástico como el azúcar, la sal, el aceite, comida para bebé…

  • Asociaciones de género

Existen numerosas asociaciones que se dedican a ayudar a grupos específicos, como por ejemplo las mujeres. Darles una voz y exigir justicia es esencial para garantizar su liderazgo en sus comunidades. Puedes enviar materiales para que puedan realizar talleres y enseñarles un oficio que puedan sacarlas de ese agujero de discriminación y puedan ser independientes y libres.

  • Cuida el planeta

Los recursos naturales del planeta son los responsables de garantizar la prosperidad de las tierras. África es una tierra llena  de recursos, lo que tenemos que conseguir es que estos recursos vayan destinados a las personas adecuadas y no se aprovechen de ellos las grandes multinacionales. Además, tenemos que tener en cuenta que gracias a estos recursos, las tierras pueden sobrevivir, por lo que es importante ser consciente de las consecuencias del cambio climático y llevar a cabo un trabajo global para que esto no sea irreversible.

Discapacidad y pobreza: los grandes olvidados de África

Las personas con minusvalías, tanto físicas como mentales, son los grandes olvidados de la sociedad africana. La problemática se agrava, ya que son directamente excluidos de la sociedad al creer que son víctimas de la brujería o del mal de ojo y les pueden traer mala suerte.


Las personas con minusvalías, tanto físicas como mentales, son los grandes olvidados de la sociedad africana

Esta situación muchas veces se ve agravada por tres factores fundamentales; el género, el tipo de discapacidad y el grado de dependencia de esta. Estos niños sufren abusos y discriminación generalizada y normalmente acaban en orfanatos, donde tampoco cuentan con los recursos necesarios para que puedan ser reinsertados en la sociedad.

Género y discapacidad

Las niñas discapacitadas están más expuestas a sufrir este tipo de abusos y discriminación. Desde abusos físicos, emocionales y sexuales, hasta ser abandonadas a su suerte por sus familiares. Además, son excluidas de la educación y ejercer sus derechos es tarea, muchas veces, imposible.

Tipo de discapacidad

Como se ha mencionado anteriormente, la sociedad cree que las discapacidades vienen dadas por un castigo de los dioses, que puede estar relacionado con los pecados que cometieron los padres, un acto del diablo o también la creencia de que los propios niños son hechiceros. En algunas regiones también se cree que si la madre mira a un niño discapacitado durante el embarazo, su hijo sufrirá de lo mismo.

En muchas ocasiones, los niños con parálisis cerebral que no pueden caminar se les llama serpientes, y para liberarlos de esta condición se realizan ceremonias donde se ahoga a los menores.

Grado de dependencia

Según diversos informes, más del 90% de los niños con discapacidad ya no acuden a la escuela. Además, dependiendo del grado de dependencia tienen más probabilidades de ser abandonados por sus propias familias. Trabajar en los derechos de estos niños es fundamental. Desde Help the Children ya tenemos diversos proyectos en marcha para poder proporcionar una vida mejor y un futuro a estos niños. Mandamos materiales y ayuda a dos centros que de niños con discapacidad que han sido abandonados o han sufrido abusos. Desde aquí se les enseña con los recursos que se puede y procuramos que crezcan bajo los pilares de la organización: respeto y lucha en contra de las desigualdades sociales y de género. Esperemos que dentro de poco esta ayuda pueda ser más directa y estos niños puedan ser reinsertados en la sociedad.

Género y desarrollo en Ghana

La discriminación de género sigue siendo algo muy común en países del tercer mundo. Ghana es un país que se encuentra actualmente en desarrollo, con una población de alrededor de 25 millones de personas, donde el 51% son mujeres.  Desde el 2010, la tasa de alfabetización general es de un 71,5%, con un porcentaje masculino del 78,3% y un 65,3% femenino.  Además, desde 1996 el gobierno central aprobó una ley que dictamina que la educación primaria en Ghana  es gratuita y obligatoria para niños y niñas. No obstante, la realidad es otra ya que hay otros factores que determinan que los niños y niñas no puedan ir al colegio, como por ejemplo, los costes de transporte, material escolar, uniformes…  Es por esto que no todas las familias pueden enviar a sus hijos a la escuela, y cuando esto ocurre, normalmente eligen a los niños en vez de a las niñas para que estos puedan recibir una educación básica. 

Para la sociedad ghanesa, al igual que para muchas otras, el papel de la mujer sigue estando en la casa. Es por eso que todavía queda un largo camino que recorrer, aunque lo que está claro es que el cambio social es necesario para que exista una igualdad de género.

¿Cómo se produce un cambio social?

La única manera de producir un cambio social es modificar la estructura de la sociedad afectando de esta manera sus normas y tradiciones. El inicio de este cambio es lento, pero cuando ya está en marcha es difícil pararlo, por eso es tan importante empezar. 

Según la UNESCO, la igualdad de género se define como la igualdad de derechos, responsabilidades y oportunidades para mujeres y hombres y para niñas y niños. Además, se considera un principio fundamental de los derechos humanos y un prerrequisito para un desarrollo sostenible entre las personas.

Para que la igualdad de género sea efectiva, las mujeres tienen que formar parte de todas las áreas de la sociedad, además de jugar un papel activo en ellas, como por ejemplo:

  • La participación en la política, no solamente en cargos político sino también en ejercitar el derecho a votar.
  • La educación es la forma de empoderar a las mujeres, ya que adquiriendo conocimientos podrán decidir por ellas mismas.
  • Oportunidades de trabajo igualitarias para que tengan una autonomía propia.

¿Por qué es tan importante un cambio social?

Los desafíos para lograr ejercitar los derechos humanos de las mujeres siguen siendo enormes. Las mujeres forman el 70% de las personas que viven en extrema pobreza en el mundo, Además, realizan 2/3 partes del trabajo en el mundo y solo reciben el 10% de los ingresos. Asimismo, una de cada tres mujeres ha sufrido violencia física, sexual o psicológica y 800 mujeres mueren al día por causas que se podrían prevenir durante el embarazo y el parto.

La educación es la herramienta para realizar este cambio social y mejorar la calidad de vida de las mujeres. Además de incluir mejor acceso a la sanidad, la alimentación, mejorar las oportunidades de trabajo etc., este camino tiene que incluir:

  • La eliminación total de la violencia de género, el tráfico de mujeres, la explotación sexual, la mutilación genital femenina y el matrimonio infantil.
  • Ofrecer  protección a las mujeres  mediante servicios que garanticen sus derechos.
  • Repartir equitativamente las tareas familiares y del hogar.
  • Proteger a mujeres y niñas que hayan sido desplazadas de sus hogares debido a conflictos armados.

Desde Help the Children creemos firmemente en la educación como base de este cambio y abogaremos siempre por la protección de la infancia y sus derechos.